Dos meses como voluntaria en Omeida, una escuela de mandarín en Yangshuo, China

Dos meses como voluntaria en Omeida, una escuela de mandarín en Yangshuo, China

5 comentarios

Lo bonito de ser libre es poder agarrar el mapa y decir «mmm bueno, ¿ahora a dónde?«. Este año Warren y yo nos vamos ir a vivir a Japón seis meses. Yo voy a estudiar japonés y buscar trabajo, posiblemente como maestra ya que tengo experiencia y un certificado TESOL. Pero Warren no, entonces decidimos que debíamos encontrar un lugar cerca de Japón donde él pudiera dar clases para aprender y adquirir experiencia. Según lo que leímos en internet, en China hay una gran demanda de maestros de inglés, así que elegimos este país. Entonces entramos a la página que usamos para intercambiar hospedaje por trabajo y fue así como dimos con Omeida Chinese Academy. En este artículo les quiero contar mi experiencia de voluntariado en Omeida, una escuela de mandarín en Yangshuo, China.

Voluntariado en Omeida

El mensaje en la página decía que necesitaban gente que tuviera experiencia con redes sociales, creación de contenido o que quisieran dar clases de inglés. Se trataba de una escuela de mandarín en Yangshuo en la provincia de Guangxi. En nuestra vida habíamos escuchado del lugar pero, ¿cómo no darle click al anuncio con tremendo paisaje? Además era justo lo que me encanta hacer y lo que Warren necesitaba.

Les mandé mensaje y al día siguiente contestaron. El trato era 5 horas de trabajo al día, cinco días a la semana a cambio de comida y un cuarto privado con baño en un departamento a unos minutos caminando de la escuela. Les enseñé mi blog y videos que he hecho, mandamos nuestros currículum y nos aceptaron. A los días compramos nuestros boletos de avión, sacamos nuestras visas para China y a las dos semanas llegamos a Yangshuo.

Selfie de nuestros primeros pasos en China 😀

Nuevo hogar

Después de 4 vuelos y un camión hasta Yangshuo, llegamos a Omeida. Estas fueron las caras que nos recibieron! Anya, la chica de naranja, fue la persona con quién hicimos el primer contacto en internet. Nos recibió con un gran abrazo y desde el primer momento nos hizo sentir como en casa. Estábamos muertos de cansancio así que nos llevó a nuestra nuevo hogar.

Anya, Casie, Wency y Derek!

Por tonta no le tomé fotos al departamento donde vivíamos pero quedamos impresionados! Era un depa de tres cuartos, donde vivía una maestra de inglés y en otro nosotros. Durante dos semanas vivieron una pareja de chinos que daban clases de mandarín en Omeida, pero nunca los vimos. Nuestra cama era grandota y muy cómoda, de esas que no te dejan pararte en la mañana. El baño era tradicional Chino (de los que haces en cuclillas) aunque Anya nos dijo que si preferíamos uno occidental podían instalarnos uno. Queríamos toda la experiencia China entonces elegimos la primer opción. Descansamos y al día siguiente empezamos el primer día de dos meses increíbles en China!

Nuestro vecindario en Yangshuo.

Omeida Chinese Academy

Omeida tiene dos escuelas. Una que hospeda extranjeros de todas partes del mundo para que aprendan mandarín y otra que enseña inglés a chinos que viven en Yangshuo o viajan de otras partes del país para pasar unas semanas en Omeida en cursos intensivos de inglés. Esto da espacio a un intercambio cultural muy bonito. De hecho los estudiantes extranjeros tienen un compañero de cuarto chino y el programa les da un «language partner» (compañero de idioma) para que les ayude con su mandarín, les explique sobre la cultura China, les enseñe donde están los mercados, cómo comprar una tarjeta SIM para el celular, etc. A la hora de la comida las dos escuelas comparten un área de alimentos con cocina tradicional de la región.

Ella es la señora que nos cocina todos los días

El lunch se sirve a las 12pm y la cena a las 5:30pm

Hay estudiantes de todas las edades y diferentes partes del mundo. La mayoría son gente de 20 a 26 años que apenas van a empezar a estudiar, que por su carrera es importante saber hablar mandarín o que simplemente tienen ganas de viajar! Todos viajan solos y no es difícil hacer amigos desde el primer día que llegan.

Ésta es el área común. Aquí vemos películas, juegan futbolito o los estudiantes toman café durante sus descansos.

Bueno… casi todos viajan solos. Durante mi estancia conocí esta bonita familia de nómadas de USA, que decidieron darle una pausa a su vida para viajar y perseguir sus sueños! Son de Utah pero desde hace casi un año se fueron a vivir a Rumania para apoyar en un proyecto de educación social. Sin embargo siempre tuvieron la espinita de aprender mandarín y para escapar del crudo invierno rumano se fueron a vivir tres meses a Yangshuo y estudiar mandarín en Omeida.

Cuando sea grande quiero una familia como la de Cory!

Nuestro trabajo

Nuestro horario era de lunes a viernes, de 10am a 12pm y de 2pm a 5pm. Pero era bastante flexible, podíamos cambiar nuestras horas para tener días libres o salir más temprano. Esta era nuestra oficina y este era el equipo de marketing de la escuela. La otra pareja también eran voluntarios. Son de Italia y ellos se encargaban, entre otras cosas, del SEO de la página. Por cierto tienen un blog muy chulo chéquenlo aquí, también sus fotos de instagram. La guapa chica detrás del escritorio es Vasti de Sudáfrica y es la Gerente de Marketing de Omeida.

Dos meses como voluntaria en Omeida, una escuela de mandarín en Yangshuo, China

En este lugar pasábamos varias horas a la semana. Era bastante divertido 🙂

Vasti siempre estuvo al pendiente de nosotros además sabe mucho sobre SEO, aprendí mucho trabajando con ella.

Mi trabajo consistía en crear contenido para sus redes sociales y publicar en Facebook. Pero también hacía presentaciones y les ayudaba con algunas cosas de diseño gráfico. Warren ayudaba a hacer videos de reseñas de estudiantes y en las tardes tenía conversaciones privadas con estudiantes chinos que querían practicar su inglés. Este era el tipo de videos que hacía Warren.

[fb_pe url=»https://www.facebook.com/OmeidaChineseAcademy/videos/1813881885322808/» bottom=»30″]

Yo diseñaba los elementos y hacía publicaciones de este tipo. Cosa que me encantaba por que me ayudó a aprender algunas palabras en Chino jeje 🙂

[fb_pe url=»https://www.facebook.com/OmeidaChineseAcademy/posts/1819654384745558″ bottom=»30″]

También nos invitaron a ver a conocer a los niños del campamento de inglés de invierno. Cuando fuimos estaban practicando la Danza del Dragón, una tradición muy importante en la cultura China que se les inculca desde pequeños. 舞龙 (wu long, o Danza del Dragón) se lleva a cabo principalmente al inicio del año nuevo Chino para atraer buena suerte. Mientras practicaban grabé un pequeño y edité un video de los niños que también compartí en las redes sociales de la escuela.

[fb_pe url=»https://www.facebook.com/OmeidaChineseAcademy/videos/1786328608078136/» bottom=»30″]

A Warren lo invitaron a dar una clase todo el día durante el último día del campamento de invierno. A final de la clase Warren les pidió que dibujaran su momento favorito de la semana y muchos lo dibujaron, aw re lindos! En la noche hicieron una cena de clausura del curso y también nos invitaron, cenamos super rico y los niños nos hicieron reír mucho.

Cena con los niños del Winter Camp de Omeida

Parte de la familia Omeida

Algo que disfruté mucho de ser voluntaria con Omeida es que nos involucraron mucho con el equipo. De verdad nos hicieron sentir parte de la familia y eso es algo por lo que les estaré infinitamente agradecida. La primer semana que llegamos Warren y yo nos enfermamos, pero a Warren le fue peor. Anya lo llevó a un hospital y estuvieron muy al pendiente de su salud.

La escuela tiene muchas actividades para los estudiantes. Por ejemplo, una vez al mes los llevan a cenar a un restaurante Chino delicioso y nos invitaban 🙂

No sabía que era nada de lo que nos daban pero todo sabía delicioso!

También los fines de semana hacen excursiones a lugares cerca de Yangshuo.  Un fin de semana fuimos a explorar los alrededores en bici todo el día y nuestros gastos como entradas y renta de bicicletas nos lo pagó Omeida. Tengo muchas fotos de ese día aquí!

Así de bizarro es China, Transformers en una pequeña aldea jeje

Subimos Moon Hill con estudiantes de la escuela de inglés y de mandarín

Todos los miércoles hacen una clase cultural muy interesante donde nos enseñan aspectos de su cultura. Eran super entretenidas y aprendí mucho pero lo mejor son los maestros que las dan, son muy graciosos y hacen las lecciones muy amenas y digeribles.

En esta clase aprendimos a hacer caracteres chinos cortando papel

Nuestros fines de semana

De lunes a viernes hacíamos nuestro trabajo de marketing pero en las noches salíamos a cenar o a explorar la ciudad. Pero los fines de semana los usábamos para explorar al rededor de Yangshuo. Compramos dos bicicletas, que por cierto yo pagué por la mía 80RMB y Warren 50RMB jaja, todo una ganga. Pero después le compramos a un estudiante que se fue su moto por 300RMB!

Nuestras bicicletas más baratas y poderosas del mundo 😀

Muchas partes de la ciudad parecen sets de película, y más con ese cielo!

A mi me gustaba mucho caminar en las noches y tomar fotos de la ciudad. A partir de las 8pm Yangshuo se convierte en un mundo mágico.

Era imposible no tomar mil fotos en cada esquina!

En los dos meses que estuvimos ahí nunca nos aburrimos de subirnos a la moto y explorar. La gente es re linda. Los niños siempre nos saludaban con el «hello!» más lindo que se puedan imaginar! Los paisajes parecen como que estás adentro de una postal. Esas montañas picudas que cuando hay neblina parece que va a salir un dragón en cualquier momento!

Lo mejor es que este tipo de de vistas estaban dentro de Yangshuo.

El lugar que más nos gustó fue Xingping. Un pueblito chiquito y hermoso. No estábamos muy seguros de como llegar pero el staff de Omeida nos ayudó. Estas son algunas fotos de Xingping pero si quieren ver más pueden leer esta entrada donde les platico de nuestro fin de semana en Xingping.

Con dos niñas super lindas que nos enseñaban mandarín mientras bajábamos juntos la montaña

Amigos, amigos, muchos amigos

Como en cada viaje, lo mejor fue la gente que cruzas y la gente que conocí gracias a Omeida no fue la excepción. Aparte de los viajes organizados de la escuela, también nosotros salíamos por nuestra cuenta e íbamos a cenar o a tomar cervezas.

Cenando en nuestro restaurante favorito de comida india.

Ella es Sharon y me dio mi nombre chino, Nánà. En China muchas personas deciden adoptar un nombre occidental para que a mortales como nosotros no nos sea tan difícil pronunciar su nombre. Yo le dije que quería un nombre chino y después de varios días de pensar me dijo que ese nombre me quedaba bien 😀

Dos meses como voluntaria en Omeida, una escuela de mandarín en Yangshuo, China

Sharon es la mera onda!

Un día fui a la tienda a comprar huevos. Los puse a hervir y cuando los abrí estaban totalmente negros! Me los llevé al día siguiente a la escuela y Sharon y Twelve me ayudaron a descifrar el misterio detrás de los huevos negro jaja. Me ayudaron a grabar este video, donde nos explican que onda con esta comida!

[fb_pe url=»https://www.facebook.com/zorronomada/videos/1670671079661414/» bottom=»30″]

Aprendiendo mandarín

Esto fue una de las mejores cosas que me pasaron durante los dos meses. Me encanta aprender idiomas y la verdad es que no tengo buena memoria pero aún así intento. Estando en Omeida tuve la oportunidad de estudiar mandarín durante 1 semana. Su sistema es tan bueno que ese poquito tiempo aprendí lo suficiente como para ir a tiendas o restaurantes, pedir comida, preguntar precios y contar! También aprendí a leer pinyin, los tonos en mandarín, presentarme, países, etc.

Con Anzel, mi compañera de clase y nuestra maestra Icy

Lo padre es que las clases son pequeñas así que es sistema muy personalizado. La persona que me dio clases se llama Icy y su clase era tan dinámica que 4 horas de clase se convertían en 15 minutos. De verdad la clase se pasaba volando. Un día el clima estaba hermoso y las flores estaban floreciendo. Así que Icy decidió que tomaríamos la clase en el campo.

La primavera en Yangshuo pinta los campos de amarillo con sus flores de canola!

Año Nuevo Chino en Omeida

Hablar sobre el año nuevo en China merece un post aparte pero les puedo contar que no hubiera sido igual si no fuera por Omeida. En la mañana fuimos al mercado a comprar ingredientes para la cena del día siguiente. Esa noche Omeida nos llevó a todos a cenar a ese restaurante que les conté arriba.

Gong xi fa cai! Feliz Año Nuevo Chino!

En la tarde tuvimos una clase cultural donde Sharon nos explicó sobre el Año Nuevo Chino. Algo que me gusta mucho de este país es que TODO tiene un significado. Por ejemplo ellos comen pollo por que la palabra china para pollo suena igual a la palabra para buena suerte.

Sharon explicándonos sobre el Zodiaco Chino

Las celebraciones duran 16 días y durante las fiestas hay fuegos artificiales TODO el tiempo. Es como una fiesta gigante que nunca acaba. Me di cuenta que los chinos si que saben festejar! Acá un pequeño video de un estudiante jugando con una cosa que le prendes fuego y te deja sordo, pero los chinos lo usan para espantar malos espíritus al iniciar el año.

De todas las cosas de la celebración, aparte de la comida, lo que más me gustó fue seguir a un grupo de artistas que iban haciendo la Danza del León de negocio en negocio cerca de la escuela. En China se cree que si el león visita tu negocio al iniciar el año, entonces tendrás buena fortuna :). Grabé y edité un pequeño video de la danza y algunas de las actividades que organizó Omeida para celebrar año nuevo, que también compartí en sus redes sociales:

[fb_pe url=»https://www.facebook.com/OmeidaChineseAcademy/videos/1794778093899854/» bottom=»30″]

Hasta pronto, Omeida

Si algo me di cuenta en estos dos meses que estuve en Omeida conviviendo con chinos, es que son muy graciosos y atentos, demasiado atentos. Por ejemplo el último día el director y la gerente (Anya) de la escuela nos invitaron a Warren y a mi a un restaurante a almorzar para darnos las gracias. También nos acompañó Vasti, la gerente de mercadotecnia con quien trabajábamos.

Salimos un poco serios pero realmente hubo mucha risa y comida muy rica.

Una última foto con varios maestros y staff de la escuela. Voy a extrañar un buen esta parte del mundo!

Como podrán ver, los chinos son personas muy serias jaja

No dudo ni tantito que algún día voy a regresar. Fue una experiencia increíble. Cuando me monté en el avión para China ni de broma me imaginé que la pasaría tan bien y aprendería tanto. Me encantaría volver y aprender más mandarín. Si a ustedes les interesa ir a esta escuela, ya sea de voluntariado o para aprender mandarín, se los recomiendo mucho. Constantemente están buscando voluntarios! Aquí les dejo información de la escuela:

Tal vez te puede gustar...

5 comentarios

La che adris!! marzo 26, 2018 - 12:12 pm

Gracias Natasha por este viaje hermoso a través de tu blog. Sigue siendo libre y disfrutando de nuestro hermoso planeta tierra y su maravillosa gente.

Contestar
Zorro Nómada mayo 22, 2018 - 9:40 am

Aw gracias tía espero verte por acá pronto!

Contestar
Viviana Howell marzo 28, 2018 - 11:03 pm

Hasta me dieron ganas de ir a China. Nunca me voy a cansar de decírtelo, te admiro muchísimo loquita por tu tenacidad y perseverancia. No dejes de escribir, lo haces increíble. 😘

Contestar
Zorro Nómada mayo 22, 2018 - 9:39 am

Muchas gracias mamá! salí como tu 🙂

Contestar
Gilberto Montes junio 26, 2018 - 10:55 am

Volé hasta ese lugar en China por medio de tus relatos. Me parece vibrante y emocionante el leer cada una de sus vivencia allá. Creo que empezaré a buscar lugares para conocer así como lo planteas en voluntariado, siempre me ha parecido genial conocer culturas, lugares, paisajes, rostros, costumbres y demás… creo nacimos para eso. Mucho éxito!!!

Contestar

Dejar un comentario

Para mejorar tu experiencia, este sitio web utiliza cookies. Espero que no sea problema! Aceptar Leer más