Khau Vai Love Market – El Día Dedicado Para Convivir con Ex-parejas

Khau Vai Love Market – El Día Dedicado Para Convivir con Ex-parejas

0 comentario

En muchas comunidades de Vietnam se siguen llevando a cabo los matrimonios arreglados. Es difícil imaginar tener que pasar el resto de nuestra vida con alguien que no amamos, pero esta es una realidad para mucha gente de las tribus de las montañas del norte de Vietnam. Afortunadamente hay un festival de dos días que se celebra una vez al año en Khâu Vai, una aldea muy remota casi pegada a China, en donde las ex-parejas pueden verse y convivir. El Love Market de Khâu Vai en Ha Giang.

Las minorías étnicas de esta región son Nung, Tay, San Chi, Lo Lo, Dzao, Giay y Hmong. Cada minoría tiene su propio dialecto y muchos no saben hablar vietnamita, pero se les enseña a los niños en las escuelas.  Durante este festival que se lleva a cabo el 26 y 27 del tercer mes del calendario lunar (en esta región se guían por el calendario lunar) las minorías caminan desde muy lejos para poder convivir con sus seres queridos. No hay celos ni resentimientos. Las parejas viajan juntas a la aldea, durante el festival conviven con sus ex parejas y después regresan a casa. Este festival no es sólo para personas que no pueden estar juntos, también van muchos jóvenes a tratar de conocer al amor de su vida.

La historia del festival es un poco triste. La leyenda cuenta que Giay, una niña de Hà Giang se enamoró de Nung, un niño de Cao Bằng. Ella era tan hermosa que su tribu no quería que se casara con alguien de otra comunidad, lo que desencadenó una guerra entre las dos tribus. La pareja decidió que lo mejor era separar su camino pero hicieron una promesa de verse cada 26 y el 27 del tercer mes lunar en Khâu Vai. Han pasado 100 años y todavía se sigue recordando esta historia de amor imposible.

Realmente no tenía planeado ir al festival pero estando en esta zona mucha gente local nos recomendó ir. Digo «nos» por que ahora tengo una nueva compañera de viaje que conocí en un hostal en Hanoi. El cuarto día de la vuelta en moto en el norte de Vietnam, también conocido como Ha Giang loop, despertamos en Mèo Vạc, un pequeño pueblo a 20 km de Khâu Vai. Nos levantamos temprano, arreglamos una llanta ponchada de la moto y marcamos la ruta en el GPS.

Lo que se supone que serían 40 minutos de viaje se convirtió en una hora y media. Volvimos a revisar el GPS y nos dimos cuenta que la aplicación (Maps.me) nos mandó muy al sur. Tuvimos que regresar hasta el inicio pero el paisaje es tan bonito que no da coraje.

El camino correcto fue muy difícil ya que además que la carretera era muy angosta, había mucha grava suelta y gente caminando rumbo al festival, además camiones, coches y motos. Pero insisto, la vista hace que todo valga la pena. Cabe destacar que no tomé fotos a ninguna pareja. Iba con toda la intención de hacerlo pero ya estando ahí se me hizo una falta de respeto. Estas parejas se ven una vez al año o están intentando conquistar a una chica, y atrás una turista chismosa tomando fotos arruinándoles su momento. Nah.

Probé este delicioso tamal que después descubrí que se llama bánh chưng. Adentro lleva arroz glutinoso, frijol chino y carne de puerco, pero el arroz tenía un sabor un poco a fermentado y la textura era un poco viscoza. Es de las cosas mas deliciosas que he comido en mi vida! Investigando un poco descubrí que esta delicia tiene una historia interesante. Hace muchos años el emperador Hùng Vương no sabía a quien nombrar como su sucesor, entonces hizo una competencia entre sus 18 hijos. Quien trajera el platillo que mejor representara respeto a sus ancestros sería el ganador. Todos sus hijos trajeron comida exótica pero Lang Liêu era el más pobre y lo único con lo que contaba era arroz y cerdo. Se le ocurrió hacer un pastel con la forma cuadrada de la tierra (bánh chưng) y otro circular representando al cielo (bánh dày, éste todavía no lo pruebo). Al emperador le fascinó la idea, además de que estaba delicioso era una gran forma de respetar a los antepasados. Fue así como Lang Liêu se convirtió en el sucesor del último rey de la dinastía Hùng. Creo que el emperador y yo hubiéramos sido buenos amigos.

Esta niña nos seguía por todos lados. Algo de este festival es que nosotros éramos los extraños. Los locales me dijeron que el festival cada año atraer a más turistas, pero a pesar de eso vi a muy poca gente foránea. Todos se nos quedaban viendo, pero eran miradas curiosas. Muchas veces los vi viendo mis tatuajes del cuello, a veces con asombro, a veces con risas. A lo mejor se reían de que soy mujer y tengo el pelo corto. No se, pero estaban felices de que estuviéramos ahí.

Este juego no estoy segura como se llama pero se ve divertido y difícil. Me invitaron a jugar pero soy medio torpe. Lo jugaban gente de todas las edades. Aquí un pequeño video que grabé del juego en acción:

Saliendo del festival vi parejas caminando juntas, se veían muy felices. Muchos estaban sólo platicando a la orilla de la carretera con esta vista. Cuando iba de regreso al hostal y viendo a la gente tan contenta me puse a pensar lo que haría si tuviera oportunidad de ver a la persona que amo sólo una vez al año. Posiblemente haría lo mismo que ellos, sentarme a la orilla de la carretera, ver juntos el atardecer y platicar por horas.

Fuentes:

Tal vez te puede gustar...

Dejar un comentario

Para mejorar tu experiencia, este sitio web utiliza cookies. Espero que no sea problema! Aceptar Leer más