13 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en el país

13 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en el país

0 comentario

Llegué a Japón en abril del 2018. Me vine a conocer la cultura con el pretexto de estudiar japonés. Cuando llegué no sabía nada del idioma, y en un año gracias a la escuela ya puedo tener conversaciones básicas, leer muchos kanji y ordenar comida sin morir en el intento. Cuando llegué trabajé varios meses en un bar local y ahora doy clases de inglés en dos escuelas a niños y adultos. Esto me ha permitido escuchar las historias de los locales y tener una mejor visión sobre la compleja sociedad nipona.

A continuación les comparto 13 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en Fukuoka.

La jerarquía social es muy importante

En Japón, el respeto a la gente superior o mayor a ti es importantísimo. de  Incluso se usa otra gramática diferente a la que usas con el resto de la gente. En español tenemos algo similar (oiga, disculpe, ¿podría ser tan amable de revisar mi reporte?), pero acá lo llevan a un extremo. Los verbos son diferentes y cambian dependiendo si estás hablando directamente con tu superior o estás hablando con alguien más y te refieres a algo que tu superior está haciendo. ¿Suena confuso, no? Pues si, si lo es. Todo una pesadilla para los que estudiamos japonés. Se llama keigo y pueden aprender más sobre el aquí.

También existe la relación con tu senpai, o superior. Éste es un tema bastante extenso y pueden leer más de el aquí, pero en pocas palabras el senpai es la persona con más experiencia que tu, ya sea en la escuela o trabajo. No necesariamente tiene que ser mayor que tu, pueden ser de la misma edad. El senpai ayuda a su kohai (persona inferior). Este concepto predomina en la sociedad japonesa; el kohai le sirve la bebida al senpai, le ayuda a llevar los libros, a limpiar, etc. En una clase con unos alumnos que trabajan en un banco me preguntaron que como atendemos a nuestros senpai en México y se sorprendieron mucho al saber que eso no existe. Claro que tenemos nuestros jefes, y gente arriba de nosotros. Pero los senpai son personas realmente admiradas en la sociedad japonesa.

13 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en el país

Las máscaras que todos usan

Sin duda algo que a todos nos llama la atención cuando llegamos. Hay tres razones principales. Los japoneses son muy educados y cuando están enfermos no quieren contagiar a otra gente.

La segunda es para evitar enfermarse o por alergias. Especialmente durante primavera, hay muchas flores y árboles de cedro que sueltan polen y las alergias están con todo. La máscara ayuda a no estornudar cada 2 segundos y que no te de kafunsho (fiebre de heno), bastante común en Japón. Los ojos te lloran y arden, estornudas mucho, se te tapa la nariz o te escurre como regadera. Me tomó por sorpresa pero con pastillas se me quitó al día siguiente.

La tercera es 100% vanidad. La usan las mujeres que salieron y no se pusieron maquillaje o traen maquillaje y no quieren que se les arruine. También me han contado que la usan las personas inseguras y quieren cubrir su rostro. Otros me han dicho que es pura moda.

13 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en el país

No es que sean más inteligentes, lo que tienen es una disciplina inigualable

En una de las escuelas donde doy clases, hay dos hermanos de 8 y 9 años que toman clases en distintos salones a diferentes horas. Mientras uno espera al otro, los veo hacer planas y planas de kanji (símbolos japoneses que representan palabras). Es la única manera de aprender los más de 2000 kanji que deben de saber cuando sean adultos. Cuando acaban, los dos agarran sus cosas y se van solos a casa.

Tengo una alumna de 70 años que desde que tenía 12 ha jugado volleyball. Me contó que cuando acabó la preparatoria se unió a un equipo donde todos los sábados practican a las 8 de la mañana. Solo cancelan cuando hay tifones.

Sobre la limpieza, en la escuela donde estudio todos los días alguien debe de quedarse a limpiar el salón al acabar las clases. Dos veces al año hacemos una limpieza masiva al salón. Pero lo mismo aplica en todas las escuelas japonesas del país. Para los japoneses la disciplina es la base del éxito, y de esto no me cabe ni poquita duda.

13 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en el país

Es totalmente aceptable estar ebrio en la calle

Esto es algo que me sacó mucho de onda. A mi me gusta tomar, así que me sacó de onda pero de una manera positiva jaja. Para empezar, en Japón está permitido tomar en la calle y venden alcohol las 24 horas del día los 365 días del año.

Es normal ver a gente durante su descanso tomar una cerveza en el parque. Vivo cerca de muchas oficinas y bares. Cuando la gente sale de trabajar, van directo al happy hour o nomihoudai 飲み放題 (todo lo que puedas tomar en determinado tiempo). A eso de las 8 de la noche siempre me toca ver un desfile de salaryman サラリーマン (hombres que trabajan en empresas, pero así se les llama aquí), con todo y traje y maletín de negocios, tambalearse en la calle, apoyándose unos con otros, tirados en las jardineras, vomitando, dormidos en las esquinas o hechos bolitas recargados en la pared.

Este artículo de Vice me llamó mucho la atención. Reporta que las fotos son de gente durmiendo en la calle por exceso de trabajo. Pero la verdad dudo muchísimo que estén dormidos por cansancio, para mi que están borrachos. Esto es lo que veo todas las noches rumbo a mi casa. Salaryman super ebrios. De hecho les enseñé el artículo a mis alumnos que también son salaryman y me dieron muriendo de risa, «sensei, claro que están borrachos!».

Una sociedad que se basa en reglas morales

En una de mis clases hablábamos sobre permiso de paternidad en los trabajos. En muchos países cuando tienes un hijo es común que empresas les den permiso para tomarse semanas, incluso meses, para ayudar a su pareja. Me contaron que también aquí existe y les dan permiso a los hombre de hasta dos meses. Me pareció genial! Les pregunté que cuánto tiempo se tomaron cuando nacieron sus bebés y me dijeron que sólo una semana…

No los regañan si se toman más días, tampoco los obligan a tomar menos de lo permitido. Pero no quieren tomar más días para no afectar a sus compañeros de trabajo y darles carga laboral que no les corresponde. Y así como está hay muchas «reglas de comportamiento» que no están escritas, pero forman al país.

Arriba comenté que es fácil conseguir alcohol a cualquier hora del día pero, ¿cómo evita Japón que hayan que la vía pública se convierta en una fiesta masiva? Bueno pues, simplemente por que «está mal visto emborracharse en la calle«.

13 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en el país

Pastillas de emergencia o del día siguiente

Sin entrar en detalles, hace unos meses necesité una pastilla de emergencia. En unos países las conocen del día siguiente, o si no búsquenlo en Google, cambian mucho de nombre. En México la puedes comprar en las farmacias y nadie te dice nada, salvo la mirada de la señora comprando algodones juzgándote.

Aquí no. Si la quieres tienes que hacer una cita con un ginecólogo y ahí mismo te la da. Encontré de suerte un ginecólogo holandés muy buena onda. Casi recién llegando tuve que ir al ginecólogo por unos dolores bastante y tuve que ir con uno japonés y no saben lo mal que lo pasé. Además de que mi japonés no es el mejor, ponen una cortina gigante y no tienes ni idea de lo que el doctor está haciendo allá abajo, ni si quiera te avisa cuando eso va a pasar (mujeres entienden xD).

Hablando con chicas extranjeras muchas coinciden que es horrible ir al ginecólogo en Japón. Le platiqué al doctor y me dijo que muchas mujeres le cuentan lo mismo. También me dijo que Japón es uno de los países con una de las cifras de aborto más altas del mundo. Pero es algo que no se cuenta mucho en los medios.

En Japón todos tenemos que tener seguro médico y los precios varian por ciudad, pero es un promedio de 20 usd al mes. Cubre casi todo, por ejemplo esa vez con el doctor solo tuve que pagar 800 yen (7 usd) por la consulta, pero no incluía la pastilla, que costó 10,000 yen (91 usd). Más barato que un bebé, eso que ni que.

Los abortos tampoco los cubre el seguro médico y si son en el primer trimestre tienen un costo de 100,000 yen (920 usd) y 200,000 yen (1820 usd) en el segundo trimestre. Además en Japón requieren la aprobación del padre de las células en tu vientre. Claro que si fue violación esto no aplica. Aunque según el sitio web savvytokyo, las clínicas no checan quien es el verdadero padre con pruebas de ADN, así que le puedes pedir a un amigo que te acompañe.

13 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en el país

Los maestros de primaria en Japón

Cuando arranca un nuevo ciclo escolar en las primarias, los maestros titulares van a casa de TODOS sus alumnos para presentarse y conocer a su familia. Muchos salones tienen hasta 50 alumnos!

La intención es entender el contexto de cada alumno, ya que lo que pasa en casa afecta mucho la educación y el desarrollo de los niños. Ellos realmente se preocupan por el bienestar de cada niño, y que mejor manera que entender al individuo que conocerlo de manera personal.

La verdad esto me sorprendió bastante y entendí por que los maestros son tan admirados en este país.

La vitalidad japonesa

Arriba les conté de mi alumna que juega volleyball. En la escuela donde doy clases hay una chica de 19 años que estudia arquitectura. Va a la escuela todos los días, a veces tiene exámenes los sábados. Si no, nos ayuda en las clases de los sábados desde las 9 am hasta las 5 de la tarde. De ahí va a casa a cambiarse y se va a trabajar a una tienda de ramen donde también trabaja los domingos, a veces de 10am a 10pm, pero a veces sale antes. Cuando sale antes va a jugar badminton.

Tengo una alumna de 65 años que su hobby es aprender inglés. Ella trabaja todos los días como mesera en un restaurante/bar desde hace 15 años. Dice que en su tiempo libre le gusta aprender inglés por que últimamente van muchos extranjeros al bar y quiere ayudarlos a entender el menú. Además va a natación y le gusta correr. No paran!

Algo que me ha sorprendido es la gran cantidad de gente mayor trabajando. Muchos trabajan recogiendo basura del parque y otros en tiendas de autoservicio. Pensé que se debía a la falta de desempleo en el país, pero indagando mucho me contaron que a la gente no le gusta sentirse inútil. Es posible que esta gente no tenga pensión y no les quede de otra más que trabajar, pero por lo que han contado mis maestros y alumnos, me dicen que para el japonés es muy importante sentirse útil en su sociedad.

15 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en el país

La realidad del exceso de trabajo en Japón.

La cultura laboral en Japón está dando cambiando mucho. El internet se ha encargado de meternos en la cabeza que aquí tienen una carga excesiva de trabajo y esto provoca suicidios masivos en el país. Para empezar, ¿sabían que Japón no es el país con más suicidios en el mundo? De acuerdo a World Population Review, es el #14. Bastante alto, si. Pero está cambiando.

Es verdad que todavía muchos japoneses tienen largas jornadas de trabajo, pero les aseguro que en nuestros países todos conocemos gente que trabaja mucho más que los japoneses.

Hace poco en una de las escuelas donde enseño inglés implementaron marcar hora de ingreso y hora de salida. Mi jefe me explicó que el gobierno está dando fuertes sanciones a empresas que tengan jornadas de más de 8 horas. Y en caso de que trabajan más de 8 horas, les deben de pagar horas extras.

Tengo varios alumnos que trabajan en diferentes empresas y todos me han contado cosas similares. Por ejemplo, los mismos japoneses saben cuales empresas tratan mal a sus empleados y la gente opta por no trabajar ahí. Esto ha hecho que las empresas cambien.

Ahora hay una nueva regla que cada dos meses deben de tomar un día de vacaciones, además por lo general, una vez al mes hay un día feriado en Japón.

Muy seguido las empresas hacen eventos deportivos para fomentar el compañerismo y trabajo en equipo. Además, las empresas les dan días de vacaciones durante verano e invierno, por lo general 10 días.

Así que no, no es tan mal como lo pintan!

La educación también es un sinónimo de prisión

Esta es la razón principal por la que no me gustaría tener hijos en Japón. He platicado con extranjeros que formaron una familia en Japón y muchos decidieron mandar a sus hijos a estudiar en otro país. Otros no tienen el sustento económico pero desearían hacerlo.

Aquí estudian mucho. Pero mucho me refiero a MUCHÍSIMO. En primaria es parecido a nuestra parte del mundo, claro pero tienen que estudiar muchísimos kanji. A partir de la secundaria existen los clubs. Todos tienen que pertenecer a un club, y hay deportivos o culturales. Además muchos tienen clases extra, como de inglés.

Mis alumnos me platican su día a día. Salen a casa desde las 7am y llegan a casa después de las 10pm. Claro no todos los días, pero también tienen que ir a sus actividades de su club los fines de semana.

En la escuela donde trabajo, muchos niños al entrar a preparatoria dejan de estudiar inglés por la carga excesiva de estudios y actividades. Es una verdadera lástima por que muchos llevan en la escuela de inglés desde los 6 años. Y no es que quieran dejar de estudiar inglés, el problema es que realmente no tienen tiempo y las actividades extra curriculares ejercen una presión social gigante. Tienen que ser parte del club, tienen que apoyar al club, lo demás no importa, siempre el club por delante. Ugh.

En la escuela de inglés a veces organizamos eventos los sábados o domingos (carnes asadas en la playa o campamentos), pero muchos no pueden ir por sus estudios o clubs. Casi todos los maestros somos extranjeros y nos parece de lo más increíble que no se puedan escapar un día de sus actividades.

Encima existen los juku 学習塾, y son escuelas que ofrecen clases extra. Hay para todas las edades, desde primaria hasta cursos que te ayudan a entrar a exámenes de universidades. Son entre semana, fines de semana y vacaciones. En verano hacemos un campamento enorme y desde meses antes los niños nos avisan que no pueden ir por que tienen juku y no pueden faltar (WHAT?!).

¿En su país existe Kumon? Bueno, Kumon es uno de los juku más famosos de Japón y tiene escuelas en todas partes del mundo.

15 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en el país

Realmente es un país muy seguro

Cuando llegué trabajé varios meses en un bar en la zona de bares y fiesta de Fukuoka. A veces salía a las 2 de la mañana de trabajar y me regresaba sola en mi bici. NADIE me volteaba a ver, NADIE me decía nada. Lo más extremo que me pasó fue una noche que estaba sacando mi bici del estacionamiento, tres tipos borrachos se me acercaron y me preguntaron en inglés que si tenía novio. Les dije que si y me hicieron mil reverencias pidiéndome perdón y se fueron jaja.

Sin embargo, una noche, mi bicicleta desapareció. El problema fue que la dejé en esa zona de bares, pero no le puse candado. Me fui a casa super triste. A los días marqué a un lugar donde se llevan las bicicletas mal estacionadas y les di el número de sticker de mi bici. Y oh sorpresa! Ahí la tenían. Aquí cuando compras una bici te dan un número, como una placa. Así cuando te roben la bici y la reportes, hay más posibilidad de encontrarla.

La cosa es que cuando fui por ella, el asiento estaba hasta arriba y me dijeron que la encontraron en otro lugar diferente al que les comenté. Así que lo más probable es que algún borracho la ha de haber agarrado y la dejó tirada por ahí jaja.

13 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en el país

Sobre los árboles de cerezo

No cabe duda el florecimiento de los árboles de cerezo es la época más bonita de Japón. Pero creo que lo bonito no fueron los árboles, si no el ambiente durante esas casi tres semanas. Todo mundo está de buenas, todo mundo te invita a hacer picnics y todo mundo platica sobre los árboles. Eso si, hay el doble de borrachos en la calle pero no importa por que quieren platicar contigo, incluso tomarse fotos jaja.

Cerca de donde vivo hay un parque chiquito, y desde las 12 del día hasta las 3am hay gente haciendo picnics. Uno se imaginaría que todo es un cochinero por tanto picnic, pero no, los japoneses son realmente muy ordenados y limpios. Incluso en los parques grandes ponen contenedores enormes para la gente que hace picnics.

Incluso las empresas organizan picnics con sus trabajadores. Ves parrillas por todos lados, gente sacándose millones de selfies, incluso cosplayers (gente que se disfraza como personajes de anime o videojuegos) y contratan fotógrafos profesionales para que les saquen fotos con los árboles.

Es una temporada muy bonita, cuando me la vuelvo a imaginar en la cabeza se siente como un sueño.

13 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en el país

Kentucky y la Navidad japonesa

Durante diciembre no podía creerlo cuando mis estudiantes (TODOS!) me dijeron que para Navidad iban a comer Kentucky. Después hice un poco de investigación científica, o sea le pregunté a más gente, y muchos más me dijeron lo mismo.

¿Cómo le hizo Kentucky para convencer a Japón de comer su pollo rostizado en Navidad? Bueno pues resulta que a inicios de los 70, Kentucky hizo una fuerte campaña publicitaria bombardeando al país nipón con fotos de gente Estadounidense en Navidad comiendo Kentucky. O anuncios por todos lados que decían Kentucky=Navidad. Le han de haber hecho un mole gigante al director de mercadotecnia de ese tiempo.

13 cosas que he aprendido de Japón a un año de vivir en el país

Japón es un país que me ha sorprendido mucho. La gente es re amable y son muy graciosos. Tienen mucha paciencia y siempre te quieren ayudar. Claro no todo ha sido color de rosa y hay muchas cosas complicadas. Pero estoy feliz de haber decidido venir a pasar una época en el país del sol naciente!

 

 

Tal vez te puede gustar...

Dejar un comentario

Para mejorar tu experiencia, este sitio web utiliza cookies. Espero que no sea problema! Aceptar Leer más